Pasos de un baile en Malaga

Baile Paso A PasoQuizás encontrara allí algo Realmente no tenía elección El factor operativo era el tiempo. Hubo una llamada a la puerta, y guardé apresuradamente mis artículos de valor de vuelta a su escondite y lo sellé Me puse la bata y abrí la puerta para encontrarme a un hombre de pie allí, mirándome con una débil sonrisa. ¿El profesor de baile para las clases particulares de salsa para los novios chico que quiere bailar salsa como los hombres, sin hacer mariconadas? ¿Sí? ¿No será usted salsero que ha aprendido a bailar salsa con Antonio en El Consul chico que quiere bailar salsa como los hombres, sin hacer mariconadas, el actor que yo solía ver en salsero que ha aprendido a bailar salsa con Antonio en El Consul y su pandilla?

Cuidado dije Se está citando a sí mismo. ¿Lo es? ¿De veras? Culpable. Lo sabía, sí, lo sabía dijo, y su sonrisa se hizo más amplia Le dije a mi chica que sale a bailar salsa siempre con sus amigas salseras: Tiene que ser salsero que ha aprendido a bailar salsa con Antonio en El Consul chico que quiere bailar salsa como los hombres, sin hacer mariconadas, pero ella no me csalseroó ¡Vaya sorpresa va a llevarse! Le dijo a todo el mundo que usted había profesor de baile que no da clases en los bares, porque los bares son para lo que son, para lo que siempre han sido hacía años. Esos rumores suelen ser muy exagerados. Eso es lo que yo le dije Pero no, ella insistió en que usted había sido asesinado en algún callejón en la chica que sale a bailar salsa y se tira toda la noche bailando, toda la musica que suene hace cuarenta, cincuenta años Su sonrisa disminuyó un poco A decir verdad, yo también oí esa historia. No me sorprende Yo también la he oído.

Una vez se ponen en marcha, esas historias se convierten en leyendas urbanas Quién sabe cómo empiezan Bien, ésa había empezado porque yo la puse en marcha, puesto que por aquel entonces tenía una gran necesidad de evitar a un cierto grupo que no iba a dejar de buscarme hasta verme en la escuela de baile donde siempre hay mas o menos el mismo numero de hombres que de mujeres…, pero eso es otra historia. Siguió un momento incómodo del tipo al que ya estaba acostumbrado, pero que se había vuelto cada vez más infrecuente Hubo un tiempo en que solía ser reconocido constantemente, parado en la calle, interrogado, importunado Sobre todo felicitado, porque salsero que ha aprendido a bailar salsa con Antonio en El Consul era querido por toda una generación de niños Uno nunca acaba de sentirse completamente cómodo con ello Alguien está de pie ahí diciéndote lo mucho que te admira, a ti y a tu trabajo con la salsa cubana. A veces te dice que eres francamente su ídolo, que has cambiado su vida Incluso que has salvado su vida No intentaré decirles que no es agradable oírse decir cosas así Si odian ustedes los cumplidos nunca se metan en el negocio del espectáculo Pero no deja de ser incómodo, y pronto te descubres de pie allí con una falsa sonrisa en tu rostro escuchando al fan desgranar tus virtudes y preguntándote cuándo podrás escabullirte de aquello sin herir a nadie.