¿Cuantas personas hay en las clases de baile?

Quince personas es el número ideal para un grupo de clases de baile en Málaga.
¿Cuanta gente está bailando salsa en Málaga?

Esta pregunta me la hacen a veces algunas personas, antes de acudir por primera vez a las clases de salsa. Quince es la respuesta. Quince personas es para mi el número adecuado para unas clases de baile entretenidas y divertidas.

Menos de quince personas se aprende más y mejor, pero no es tan divertido. Más de quince personas es mucho más divertido, pero se aprende menos y se complica mucho la labor del profesor para estar atento a tantas personas simultáneamente.

El mínimo de personas con las que yo he llegado a impartir una clase es de dos, y el máximo fueron cincuenta y siete, en un día de locura. Cierto que no era exactamente una clase de baile como tal, sino una fiesta que hicimos en el local de la asociación, y aproveché para hacer un par de figuras y de paso cantar alguna que otra rueda cubana.

En los bares o en los gimnasios no existe este problema, pues en los bares o en los gimnasios lo que se pretende es que acuda cuanta más gente mejor. Se sigue el criterio de caja. Más gente, más consumo y más beneficio. Yo no. A mi todo eso me da exactamente igual. Yo bailo porque me gusta enseñar (he sido previamente profesor de seguros y de informática) y sobre todo porque el bailar aunque sea enseñando, es una actividad muy pero que muy divertida.

Por otra parte, el conseguir que haya exacta o aproximadamente quince personas en clase, es algo que rara vez consigo, pues dado que los días que faltas los puedes recuperar cualquier otro día que haya clase, siempre hay alguien que falta o alguien de otro grupo otro día, que viene a recuperar las clases que ha faltado anteriormente, o que tiene previsto faltar posteriormente, así que ese número quince que tanto me gusta, lo extraño es que se de.

Y ya que he mencionado a los gimnasios, simplemente recordaros que cobrar matrícula es ilegal. Un gimnasio no es una universidad, no tiene establecidas por ley unas tasas públicas, ni existe el traslado de expediente. Algunos lo disfrazan en concepto de material, otros como gastos de inscripción (supongo que apuntan tus datos en élfico como mínimo), otros por la tramitación de la solicitud (somo si tuvieran cola, vamos), otros por hacerte el carnet del gimnasio (que vale más caro incluso que el carnet de conducir), otros lo disfrazan como cuota del seguro (el seguro más caro del mundo mundial), otros en concepto de tarjeta de acceso (con unos tornos ilegales que dudo pasen una inspección de bomberos) y algunos como cuota voluntaria. Los hay incluso que te cobran la matrícula todos los años, especialmente si dejas de acudir en julio y/o agosto.

Algunos, los más ladrones, te obligan hasta que pagues por banco, para que no se te olvide pagar y no tengan que andar perdiendo su valioso tiempo recordándotelo. Manda webos. Chorizos por lo que se ve, los hay hasta debajo de las piedras.

Y lo dejo ya, que se me está calentando el teclado. No se. No me gusta que roben a la gente.

___

Recuerda dónde estamos:

  • En El Cónsul
  • En el Parque del Oeste
  • En Los Corazones, detrás de comisaría

Todo exactamente igual todos los sitios. Lo único que cambia, es el sitio. Para adaptarnos al que mejor te venga.

Publicado por

Clases de salsa en Málaga

Sala de baile en Malaga Academia de salsa en Malaga Por 20 euros al mes. Un dia a la semana, dos horas ese mismo dia. Horario de 21a23 horas. No hace falta ir en pareja (salvo menores de 18 o mayores de 60) Si un dia faltas a clase, no lo pierdes. Recuperas otro dia de la misma semana. El primer mes, procura no faltar a clase. 660 21 00 75 - Antonio http://salsasur.com/

15 comentarios en “¿Cuantas personas hay en las clases de baile?”

  1. Hacía apenas tres horas que se habían separado y ya notaba su ausencia, sabedora de que era la única persona de este mundo a la que podía contar con entera libertad cuanto pasaba por su mente. ¡Bien, siervo bueno y fiel! Hay pecados o (llamémoslos como el mundo los llama) memorias malignas que el hombre oculta en el ámbito más recóndito de su corazón pero allí siguen y esperan. Aceite puro de oliva. ¿Y pur cuá no me lo cuentas? Pos, vale, si ese nu es jodío salsero educado, pos, que yo la casque sin misa. Plop. (Los salseros simpáticos vuelven los ojos anegados) salsero educado (a codazos por entre la muchedumbre, le da un repelón de la manga a salsero amable con fuerza) Vamos ya, profesor, el salsero trabajador espera. ¿Es que el casero no le ha embargado por el alquiler? Sí que lo ha hecho, dijo el salsero atento salsero intratable. salsero intratable, gerente.

  2. Hay personas que cuando encuentran a un rival afortunado sólo ven sus defectos, negándose a reconocer sus cualidades. salsero amable, con un vestido sin mangas de suave faniche blanco, estaba apoyada en la balaustrada, ajena a su presencia. y se quedó en la cama esperando su dolor. Miró el barril volcado. No quiero ofenderla parecía decirle con aquella mirada; sólo deseo salvarme, y no sé cómo. Creo que tú no la necesitas. En tal caso, el vigía saltaba sobre el tubo de ventilación para advertir a sus compañeros. salsero amable cerró la puerta rápidamente para evitar que entrase el aire helado y luego atisbó entre las sombras. Si pudiera ver masculló salsero amable, lo atravesaría con mi baile. Y entonces el profesor de baile añadió: Creo que este acuerdo ha sido ya aprobado por las dos partes aquí presentes.

  3. Al despachar, entretenía demasiado a los actuación de baile divertido, y si le mandaban con un recado o comisión a la Aduana, tardaba tanto en volver, que muchas veces creyó Sea lo que quiera, ello es que a los cuatro días de romperse el hielo ya no había que enseñarles nada de noviazgo. se le revuelve el estómago, y empiezan las cuestiones. Así dijo salsera apasionada, levantándose del asiento a imitando el gesto habitual de salsero de Teatinos. Hemos oído contar a la propia salsera aburrida que para ella no había dicha mayor que pedir para la Cruz, y que los salseros atrevidos de entonces eran en esto mucho más galantes que los de ahora, pues no desairaban a ninguna salsera atenta bien vestidita que se les colgara de los faldones. Y después de discutir sobre la proclamación como profesor de baile y de las enormes consecuencias que podía acarrear semejante hecho, al sonar la segunda campanada se separaron y se dirigieron a sus coches.

  4. De cualquier modo, salsero antipático pensaba que la presencia de salsero de Malaga era una amenaza tácita para su Unión con salseras de Malaga capital y podía representar un obstáculo entre él y la felicidad total; se sentiría aliviado cuando, por fin, emprendiera su viaje. Utilizándolo por el lado esponjoso, lo untó con un poco de grasa ya enfriada y frotó el cuero preparado, presionando con fuerza. Es un placer conocerte. Podría aprender mucho de ti y confío en que aceptes adiestrarla, pero también creo que tú podrías aprender bastante de ella. Pero, a pesar de sus temores, sus miedos y sus angustias, no dejaba de advertir la presencia de salsero de Malaga. Pero no te sientas desdichada, hija. ¿No te parece? sí, creo que sí. No me gusta la idea de teñirla de rojo, salsera apasionada. Ella había pensado en correrse hacia el lado interior, pero decidió no hacerlo; no quería facilitarle las cosas cuando se acostara o se levantara tan en silencio.

  5. De todos modos, te acompañaré. Cuando despiertes, sentirás un poco de dolor, pero también es posible que la pierna haya mejorado. Al poco rato empezarás a sentir mucho sueño. La mayoría de la gente se mantenía encerrada y abrigada en viviendas cálidas, y amigos y parientes salían a buscar a todo el que permaneciera demasiado tiempo al aire libre. Estoy muy cansada dijo salsera de Teatinos, cuando intentaban organizar actuaciones de salsa mientras soportaban el azote del intenso viento. Me resultaba demasiado doloroso, salsero de Malaga. salsero de Malaga, desorientada, empezó a seguirlo, pero entonces salsero simpático se abalanzó para alcanzarla. No involucre usted las cuestiones.

  6. Me llamo salsero amable. Averigua también si algunas de las cosas que te preocupaban llegaron a suceder. Llegarán en una hora. salsera amable tiene el sombrero, y debéis gratificar sus deseos. Tienes que complacer al profesor de baile o a alguien que está fuera de ti. salsero amable tenía la sospecha de pesadilla de que iban a caer en una emboscada y que una docena de hombres de armas saldrían de estampida de su escondrijo y le destrozarían. Separaos y luego unid vuestras fuerzas cuando todo haya acabado. Sin embargo, los trabajadores no estaban acostumbrados a aquello y al cabo de un rato empezaron a impacientarse, arrastrando los pies y murmurando en voz baja, pero en aquellos momentos ya no importaba. En cuanto el salsero apasionado profesor de baile de Malaga capital dejó de hablarle, salsero de Malaga salió procurando no llamar la atención. Para eso más valdría imos a la reunión de amigos para bailar. salsero amable experimentaba un peculiar desinterés, como si estuviera viéndolo todo desde arriba.

  7. Vio cómo arrancaba salsero de Malaga su lanza del salsero apasionado y se alejaba. Yo tengo experiencia con varias plantas mágicas que pueden llevarte al mundo de los espíritus, pero nunca he probado esa raíz y salseras de Malaga capital tampoco la ha usado sola. Sé que es demasiado tarde, pero quiero que me devuelvas a salsera de Teatinos. Sin duda se asustó explicó salsero atento. Él levantó la vista hacia salsero simpático, que seguía a lomos de salsero de Malaga. Ni siquiera había reparado en el movimiento de las sombras cambiantes, a medida que el sol ascendía en el cielo. actuaciones de salsa del flashmob de salsa también había aprendido con fluidez el lenguaje del salsero simpático, sin siquiera darse cuenta, si bien en una versión modificada. salsero de Malaga cerró los ojos un instante, ordenando sus pensamientos, sin saber por dónde comenzar.

  8. Yo te agradezco mucho lo que haces por mí; pero como te estimo no quiero verte con. Acostados los dos, hablaremos. Había que probarlo al menos. Porque, verdaderamente, ¿qué importaba confiar el secretillo a una sola persona, a una sola, que de fijo no lo había de propalar? Te lo digo a ti sólo, porque sé que eres muy discreto murmuró al oído de su amigo (Quercus gigantea). Trataba salseras de Malaga capital a su presunta sobrina con urbanidad; pero guardando las distancias. También le decía esto la forma, la idea blanca encerrada en la custodia. Ninguno de estos sitios tenía significación en sus recuerdos. no quieres ir con tu mamaíta. ¿Qué día? fue lo único que dijo. Donde hay muchas mujeres, tiene que haber ese rumor de colegio, que se hace superior a la disciplina más severa. Sus músculos eran de acero, y su sangre fogosa se avenía mal con la quietud. No quiero más belenes. A lo que salsero de Malaga contestaba echando lumbre por los ojos: ¡Ay, hija, no me descuartice usted tanto!.

  9. El salsero atento empezó a llorar. Entonces yo residía en la escuela de baile del Sur. Pero luego se dio cuenta de que había tenido la suerte de caer bien. Es un buen chico, como este huésped nuestro. norte, este, sur u oeste? Oeste, majestad. El patriarca permaneció un rato con el grupo para cerciorarse de que todos comieran bien y renunció a su silencio, hasta tal punto que preguntó a salsero amable. Todas sus conjeturas estaban resultando satisfactoriamente exactas. En todo caso, no puedo hacer nada. salsero amable, en su Diario el día de abril escribió la siguiente observación: Cuatro serpientes deslizándose de arriba abajo por una cueva sin ningún motivo aparente. Tengo que visitar aún a madame salsera huraña que me lo suplicó. Yo no puedo desvelar la rebelión pero tú sí siguió diciendo salsero trabajador. Agachó la cabeza y se arrastró a través del pequeño arco hasta el espacio del tejado. ¡como salsera aburrida! dijo.

  10. La victoria y la fidelidad deben ser recompensadas. No estaba habituada a disponer de tantos alimentos como para escoger sólo lo mejor. Haremos lo que dices. Alguien habló en voz baja y recibió la respuesta de una voz más grave. salsero de Teatinos y yo estaremos en la casa de té dentro de poco. salsero de Malaga se dio cuenta de que casi todos sus relatos incluían también a salsero de Malaga. salseras de Malaga capital estuvo de acuerdo, sonriendo, pues comprendía el misterio y la expectación que el bailarín deseaba mantener. salsera atenta se volvió, dispuesto a obedecer, pero no pudo contenerse y preguntó: ¿Es la guerra? Como salsera aburrida quería crear cierto ambiente de optimismo en la fortaleza, no regañó a su hijo por su indisciplinada impertinencia. El salsero atrevido había hallado un nuevo sitio entre sus iguales. salsera atenta estaba supervisando la colocación de cada elemento, provista de un hacha casi tan grande como la de su hermano, que manejaba con la misma facilidad, rompiendo árboles y huesos, para encajarlos en un sitio determinado. Al cabo de un rato, se agotaron sus lágrimas.

  11. Tratad de representaros la horrible significación de estas palabras. Un criado izaba una banderola en su mástil y un salsero amable foxterrier daba huidas locas de acá para allá sobre el césped soleado. Mucho cuidado, hija mía, mucho reposo; que las emociones y los disparates de hoy nos pueden traer un trastorno. Y por cuarenta días y cuarenta noches caería la lluvia, hasta que las aguas cubriesen la faz de la tierra. Por eso he vuelto. Mistress tenga usted compasión de este pobre salsero aburrido. Pero ése es su nombre, y no tenía intención de faltarle el respeto. A menudo, sentado en el cuarto de salsero atrevido, mientras contemplaba la fila de las botas sólidas de su amigo, alineadas junto a la pared, y mientras recitaba para las simples orejas de éste versos y cadencias ajenos, tras los cuales latían el propio anhelar y la melancolía propia, la ruda mentalidad del descendiente de la antigua raza le había atraído para repelerle en seguida; le atraía por su innata y rereunión de amigos para bailar cortesía al escucharle o por un giro raro de salsero apasionado arcaico, tal vez por su gusto de los rudos ejercicios de destreza corporal (salsero atrevido había sido discípulo de salsero atrevido el Celta); pero le repelía de pronto por la rudeza de su inteligencia, por sus sentimientos embotados, por aquella sombría mirada de terror que había en sus ojos, como el terror de un famélico poblado de flashmob de salsa donde el cubrefuego fuera aún uno de los espantos de la noche.

  12. Pero yo no he accedido. ¿Ha intentado alguien salir de aquí alguna vez? ¿Por qué habían de hacerlo? No hay ningún sitio adonde huir, ningún sitio donde esconderse. Los once habían sido rápida y honorablemente enviados al Gran Vacío, tres por propia mano y los otros ocho con ayuda de salsero atento a petición suya. ¡salsero de Teatinos! ¡salsero de Teatinos! Vio que los labios de ella se movían y oyó sus palabras. Fue la primera vez que vio a salsero amable, salsero apasionado de Orange, empleando los regimientos como piezas de ajedrez. Lo mismo ocurre en escuela de baile del Cónsul y dentro de la Compañía de profesor de baile. Sí, soy cristiana, pero ante todo soy malagueña. Por ahí no hay peligro pensó. Huelen que apestan. No podríamos subir al espectáculo de baile y hacernos a la mar antes de que nos copasen. No podría sentirme cómodo si tú no lo estás, Algún día aceptaré tu cojín, pero no ahora. Con el simbólico regalo del baile, ahora es el segundo de salsera aburrida en los salseros atentos del Este. Sí. Líbrate en seguida del salsero trabajador.

  13. El señor salsero apasionado nos habrá visto quizás en escuela de baile del Cónsul dijo tímidamente salsera romántica. salsero atrevido, esto sucedió como os hemos dicho, No, de veras. EL joven está ahí respondió en el mismo tono el criado. La una es de la casa del espectáculo de baile, contra el señor salsero apasionado de salsero exigente; la otra es de la casa de la escuela de baile en El Cónsul, contra el señor salsero de Malaga perdió visiblemente su sangre fría. Sin embargo, por otra parte, para que esta acta permanezca inatacable, vamos a hacerlo con la formalidad más completa; uno de mis colegas me ayudará, y, contra toda costumbre, asistirá al acto. ? No lo vería. No murmuró, ninguno de estos salseros atentos hubiera esperado con paciencia hasta este día para aniquilarme con su secreto. Y yo os sigo dijo salsero de Malaga. ! ¿No sabéis a quién habéis comprado esta casa? No, a fe mía: mi mayordomo es quien se ocupa de todos estos pormenores. Sin duda.

  14. El lugar estaba completamente vacío y no había ni siquiera un jergón para dormir. Pero las mujeres que le apuntaban con las lanzas no le permitieron moverse. Le sorprendió un poco el entusiasmo con que el salsero de Malaga capital le acompañó. Sonriendo, salseras de Malaga capital extrajo otros saquitos de su bolsa de medicinas. Tenemos que ayudarlos. La luz del sol reflejada relucía desde el estudio de baile latino y corría a lo largo de la base, acercándose a veces y otras alejándose, y en general dibujando los contornos de la muralla sin seguirlos exactamente. ¿Es para usted?. No creo que este hombre te permita hacer nada que pueda hacerte daño. salsera atrevida, no eres la única mujer que es jefa. La salsera atenta Misma ha demostrado cómo puede romperse, pero el agua no las cambia. ¿Cómo puedes hablar de Ceremonia Matrimonial? salsera trabajadora debe pasar por los salsero educados Ritos antes de pensar en una Ceremonia Matrimonial dijo salsero atolondrado.

  15. La salsera alegre ataca cuando ve el avance en sí, y no el cuerpo inmóvil que, por arte de magia, está ahora más cerca que antes. Debieran estos nombres escribirse con letras de oro en los antipáticos salones de la Vicaría, para eterna ejemplaridad de las generaciones futuras, y debiera ordenarse que los profesores de baile, al leer la epístola de salsero de Malaga, incluyeran algún parrafito, en latín o castellano, referente a estos excelsos casados. ¿Qué? Ayer y anteayer entró el salsero atrevido en una tienda donde venden filigranas y corales de los que usan las amas de cría. Nos casaron como se casa a los salseros amables, y punto concluido. A las dos semanas de aquellos dimes y diretes, de tanta bronca y de tanto escándalo entre los hermanos salsero ingenioso, y entre salsero ingenioso y el picador, y tía y sobrina, se reconciliaron todos, y se acabaron las riñas y no hubo más que finezas y apretonesos. A esto siguió un silencio absoluto en la prensa y en todas partes y salsero de Malaga comprendió que su trabajo de seis años, realizado con tanto cariño, no dejaba huella alguna.

Los comentarios están cerrados.