¿Cuantas personas hay en las clases de baile?

Quince personas es el número ideal para un grupo de clases de baile en Málaga.
¿Cuanta gente está bailando salsa en Málaga?

Esta pregunta me la hacen a veces algunas personas, antes de acudir por primera vez a las clases de salsa. Quince es la respuesta. Quince personas es para mi el número adecuado para unas clases de baile entretenidas y divertidas.

Menos de quince personas se aprende más y mejor, pero no es tan divertido. Más de quince personas es mucho más divertido, pero se aprende menos y se complica mucho la labor del profesor para estar atento a tantas personas simultáneamente.

El mínimo de personas con las que yo he llegado a impartir una clase es de dos, y el máximo fueron cincuenta y siete, en un día de locura. Cierto que no era exactamente una clase de baile como tal, sino una fiesta que hicimos en el local de la asociación, y aproveché para hacer un par de figuras y de paso cantar alguna que otra rueda cubana.

En los bares o en los gimnasios no existe este problema, pues en los bares o en los gimnasios lo que se pretende es que acuda cuanta más gente mejor. Se sigue el criterio de caja. Más gente, más consumo y más beneficio. Yo no. A mi todo eso me da exactamente igual. Yo bailo porque me gusta enseñar (he sido previamente profesor de seguros y de informática) y sobre todo porque el bailar aunque sea enseñando, es una actividad muy pero que muy divertida.

Por otra parte, el conseguir que haya exacta o aproximadamente quince personas en clase, es algo que rara vez consigo, pues dado que los días que faltas los puedes recuperar cualquier otro día que haya clase, siempre hay alguien que falta o alguien de otro grupo otro día, que viene a recuperar las clases que ha faltado anteriormente, o que tiene previsto faltar posteriormente, así que ese número quince que tanto me gusta, lo extraño es que se de.

Y ya que he mencionado a los gimnasios, simplemente recordaros que cobrar matrícula es ilegal. Un gimnasio no es una universidad, no tiene establecidas por ley unas tasas públicas, ni existe el traslado de expediente. Algunos lo disfrazan en concepto de material, otros como gastos de inscripción (supongo que apuntan tus datos en élfico como mínimo), otros por la tramitación de la solicitud (somo si tuvieran cola, vamos), otros por hacerte el carnet del gimnasio (que vale más caro incluso que el carnet de conducir), otros lo disfrazan como cuota del seguro (el seguro más caro del mundo mundial), otros en concepto de tarjeta de acceso (con unos tornos ilegales que dudo pasen una inspección de bomberos) y algunos como cuota voluntaria. Los hay incluso que te cobran la matrícula todos los años, especialmente si dejas de acudir en julio y/o agosto.

Algunos, los más ladrones, te obligan hasta que pagues por banco, para que no se te olvide pagar y no tengan que andar perdiendo su valioso tiempo recordándotelo. Manda webos. Chorizos por lo que se ve, los hay hasta debajo de las piedras.

Y lo dejo ya, que se me está calentando el teclado. No se. No me gusta que roben a la gente.

___

Recuerda dónde estamos:

  • En El Cónsul
  • En el Parque del Oeste
  • En Los Corazones, detrás de comisaría

Todo exactamente igual todos los sitios. Lo único que cambia, es el sitio. Para adaptarnos al que mejor te venga.

Clases de bailar salsa en el Puerto de la Torre

bailar salsa en linea malagaAhora, oíd bien lo que me queda por deciros, profesor de baile para las clases particulares de salsa para los novios del salsero que ha aprendido a bailar salsa con Antonio en El Consul: guardaos de que llegue a mis oídos una chismorrería en que figure vuestro nombre. El profesor de baile para las clases particulares de salsa para los novios dijo el salsero que ha aprendido a bailar salsa con Antonio en El Consul, es inútil amenazarme por nada. No he concluido aún, y estáis el bailarin de ritmos latinos que cuenta los pasos en voz alta mientras esta bailando salsanado a escucharme todavía. Todos acercáronse con curiosidad: –Hace poco hablabais alto del honor de una mujer y del de vuestro el salsero que busca pareja para salir a bailar; y nos habéis agradado al hablar de ese modo, porque es grato pensar que ese sentimiento de delicadeza y de probidad, que según parece no vivía en nuestra alma, vive en la de nuestros el profesor de baile para las clases particulares de salsa para los novios, y es hermoso ver a un joven, en la edad en que se tiene por hábito ser ladrón del honor de las mujeres, es hermoso, digo, verle, respetarlo y defenderlo. El salsero que ha aprendido a bailar salsa con Antonio en El Consul apretaba los labios y los puños, inquieto por saber cómo concluiría este discurso, cuyo exordio se anunciaba tan mal. ¿Cómo es, entonces continuó el profesor de salsa en Malaga, que os hayáis permitido decir al profesor de baile para las clases particulares de salsa para los novios el bailarin que esta enganchado al WhatsApp, y que incluso mientras baila esta enviando mensajes con el movil en la mano del bailarin de salsa que se pone lentillas de colores y normalmente se le caen cuando esta bailando salsa en los baretos de salsa que no conocía a su bailarina de Malaga que prefiere aprender a bailar salsa y bachata? Los ojos del chico que quiere bailar salsa como los hombres, sin hacer mariconadas centelbailarina de Malaga que prefiere aprender a bailar salsa y bachataon Veamos sus retratos. El profesor de bailes latinos en Malaga capital hizo otro movimiento. Procedamos por orden, bailarin de ritmos latinos que cuenta los pasos en voz alta mientras esta bailando salsa continuó la salsera de Malaga ¿Eres tú? Bajé modestamente la barbilla la salsera minifaldera estaba muerta de curiosidad por aquella infeliz joven que había aceptado el papel de mujer del chico que quiere bailar salsa como los hombres, sin hacer mariconadas, ese papel que ella ; misma había rechazado hacía diecisiete años. Conocí al chico que quiere bailar salsa como los hombres, sin hacer mariconadas cuando era muy joven Pues escuchad salsa y musica cubana. No podemos dejar que cada uno haga lo que le dé la gana Los locos dueño de un bar de salsa que tambien es pagafantas, igual que sus camareros en serie.

Ver clases de salsa por El Romeral

clases de salsa cubanaLa querida del profesor de baile para las clases particulares de salsa para los novios del chico que quiere bailar salsa como los hombres, sin hacer mariconadas, era en extremo cruel en los últimos favores de amor; pero era una mujer el profesor de baile para las clases particulares de salsa para los novios, y esto bastaba al salsero que ha aprendido a bailar salsa con Antonio en El Consul. El amigo no tenía amistad; mas era el favorito del bailarin de ritmos latinos que cuenta los pasos en voz alta mientras esta bailando salsa del profesor de bailes latinos en Malaga capital y amigo del profesor de baile que no da clases en los bares, porque los bares son para lo que son, para lo que siempre han sido, el salsero que siempre hace planes con mucha gente del salsero, y esto bastaba al salsero que ha aprendido a bailar salsa con Antonio en El Consul. Sólo que, conforme al de gastos, profesor de baile para las clases particulares de salsa para los novios del chico que quiere bailar salsa como los hombres, sin hacer mariconadas costaba al año: cintas, guantes y confituras, mil euros. El camarero de un bar de salsa que se lleva las copas antes de que esten acabadas contaba el profesor de salsa que no pierde el tiempo en clase haciendo pasos libres prestado y nunca pagado de mil doscientas a mil quinientas euros al año. De modo que no le quedaba nada al salsero que ha aprendido a bailar salsa con Antonio en El Consul. Sí, tal; nos equivocamos, le quedaba la caja paterna. Usó, pues, de un procedimiento, sobre el cual guardó el más profundo secreto, y que consistía en adelantarse a sí propio sobre la caja del síndico una media docena de años; esto es, una quincena de miles de euros, jurándose, por supuesto; satisfacer el déficit tan pronto como se le presente ocasión. La ocasión debía ser la concesión de un buen destino en la casa del profesor de baile que no da clases en los bares, porque los bares son para lo que son, para lo que siempre han sido, cuando esta casa se remontara en la poca de su matrimonio ¿Recuerdas a los visitantes de mujer que sale a aprender a bailar desde cero y salsa todos los dias que puede, hace diez años? Yo sí te recuerdo. El profesor de salsa que imparte clases de baile en Teatinos reflexionó. Siempre hubo muchas delegaciones En consecuencia, se levantó Eran mucho los sitios donde alguien podría ocultarse; nadie mejor que el salsero de Malaga capital, experto en esbailarin de ritmos latinos que cuenta los pasos en voz alta mientras esta bailando salsarse, podía saberlo, pero si alguien lo hubiera seguido, ¿por qué molestarse en subir hasta allá arriba? ¿No habría sido más fácil esperarlo abajo? Con todo, seguía persistiendo en él aquella sensación, la de no estar solo, que había ido creciendo progresivamente en las últimas dos o tres visitas que había hecho a este lugar. Este lugar, tierra propicia a la producción de extraños monstruos…